Último día de trabajo del año

Hoy he hecho mi Time Report de la segunda quincena de Diciembre y nada, al final me he cogido la semana de Navidad (la del 25 vamos) de vacaciones.

La razón principal es porque casi todo el mundo se va de vacaciones esa semana, con lo cual, si me pillo la primera semana de Enero de 2008 pues igual estoy solo de narices en el trabajo. La segunda razón es porque el que me trae en su coche también se coge esa semana y sinceramente paso de madrugar aún más para ir a trabajar (ya que como mínimo tendría que coger un tren antes, pero más recomendable pillar dos y eso significa levantarse muy muy muy muy pronto).

Ya tenía ganas de que llegaran las “vacaciones” Navideñas, para así dormir un poquito más y estar más tiempo en casa o por el pueblo (a parte de salir de fiesta y esas cosas) que me lo merezco.

En fin, pequeño post que relata una pequeña parte de mi corta vida.

Anuncios

Me voy a Zamudio

Actualizado: Hoy nos hemos visto con Alberto (la persona que era nuestro contacto en Zamudio) y nos ha comentado que los primeros días estaremos sin ordenador hasta que lleguen nuestros ordenadores portatiles (ya los han pedido y según han dicho los están “maqueando” para entregarnoslos). De todas formas nos harán hacer algo (ya se verá el qué) y nos ha dicho que espera que no dure mucho la situación.


Bueno, el otro día me dieron la noticia de que a partir del lunes he de ir a Zamudio con otros dos compañeros de beca para comenzar en algo (Aún no se en que, el propio lunes nos lo dicen y eso).

La ventajas son que dejo de estar en staff, que básicamente es estar en un puesto de trabajo sin trabajo que realizar, con disponibilidad de ordenador o no, y que el horario pasa a ser de 8.00 a 18.00, con lo que llegaré a casa igual que ahora (digo que es una ventaja porque me podía haber tocado de 9.00 a 19.00 y llegaría una hora más tarde a casa como mínimo).

Como desventajas podemos citar que tengo que madrugar más, paso de levantarme a las 6.15 a levantarme a las 5.30 y que en lugar de ir en coche a Bilbao con mis padres (por el hecho de que ellos también trabajan) tengo que coger el tren.

Sin embargo he tenido la suerte de que (al menos de momento) Oskar (si lees esto ¡muchas gracias!), un compañero de beca, nos lleva en coche a Zamudio y así me evito coger el bus con la incomodidad que ello conlleva.

En fin, ya os iré contando más cosillas con el paso de los días (lo que pueda, se entiende). ¡Ah, es verdad! casi se me olvida, por fin me dieron (ayer) los tickets restaurant, casi un mes después de entrar a trabajar, ¡increible pero cierto!, por lo demás todo sigue igual.

Comienza el frio

Hoy ha comenzado de verdad el crudo frio del otoño/invierno. Situación: Son las 06.30h de la mañana y salgo de casa para ir al tren. Al pasar por la pescadería, que tiene termometro en el escaparate, he mirado la temperatura y… -1º Celsius.

Encamino mis pasos hacia la plaza entre nubes de vaho producidas por mi respiración, y comienza a soplar una fina brisa que hace que la sensación térmica sea de un par de grados menos, y yo con la bolsa en la que llevo las cosas del curro (carpeta, libro y paraguas) en la mano.

Sigo mi camino, y paso por el paseo de la antigua camino de la estación. Cual es mi sorpresa al ver que todas las hojas caidas han quedado congeladas. Mi mano izquierda (la de la bolsa) comienza a resentirse.

Llego a la estación, saco el billete y para el tren, aliviado al pensar en la calefacción del mismo. Sin embargo no he tenido en cuenta un factor muy importante. La temperatura al salir del tren en la estación de Abando (a la que por cierto le han cambiado el nombre y ahora se llama Abando Indalecio Prieto o algo así…).

Enfilo la Gran Vía bilbaina hacia la plaza Moyua y veo la temperatura en los termometros de la ciudad: 3º C. Sigo mi camino, y al entrar en la oficina he dado gracias a Eru por la calefacción (por primera vez, ya que la de la oficina suele estar bastante alta puesta…).

Ahora me quedan hora y cuarenta y cinco minutos de trabajo, y pienso en que saldré al frio helador de una tarde que se espera sea corta e intensa (Assassin’s Creed tendrá la culpa si está en el Fnac… 😀 )

Últimos días de formación

Esta semana acabo la formación en SAP que estoy recibiendo en Coritel. Ha sido bastante completa para ser sólo de un mes, y la verdad es que estoy bastante contento.

La única queja puede venir por el tema de los enunciados de los ejercicios que algunos de ellos no estaban lo suficientemente claro, pero bueno, no todo puede ser perfecto.

El viernes en teoría nos dicen si estamos asignados a un proyecto o pasamos a estar en staff (básicamente en un puesto X haciendo cualquier trabajo tedioso, incluso sin ordenador). Espero que me toque algún proyecto porque estar en staff puede ser la muerte.

Además del tema de formación el lunes tengo una sesión introductoria a la empresa (toda la tarde, de 3 a 7) en la que nos contarán más o menos como funciona todo el cotarro.

Más no os puedo contar, debido al tema de confidencialidad y así pero escribo el post para manteneros informados de mis “asuntos profesionales”

Tres luces rojas de la muerte… II

Hace un tiempo cree un post en el que comentaba mis peripecias con las tres luces rojas de la muerte. Ahora mis peores temores se han hecho realidad. Mi 360 ha muerto definitivamente cuando estaba a punto de cumplir dos años… (o al menos eso creo, aún tengo que probar un par de cosillas).

La verdad es que es un poco exasperante saber que en un cierto momento tu máquina va a dejar de funcionar y vas a tener que enviarla a Alemania, pero bueno, es un mal menor. Peores cosas te pueden pasar.

Menos mal que aún está en garantía (de hecho creo que las consolas compradas el día del lanzamiento, fabricadas en 2005 tienen garantía de por vida y esas cosas pero no estoy muy seguro…) y la puedo enviar al SAT para que me la reparen y seguir así disfrutando de un gran catálogo.

Lástima que Microsoft haya creado un producto con un fallo de diseño, sea por la razón que sea, porque el catálogo de la consola es de los que venden máquinas.

Ya os contaré cuando la envie (primero me asegure por fin de que esta muerta definitivamente) y cuando la reciba (haré una tercera parte de este post.)

De todas formas que estas reflexiones no os hagan no compraros la consola, ya que es una buena máquina (las últimas que han salido tienen este problema casi solucionado) y sobre todo tiene un gran catalogo.

Un saludo.

En el curro…

La mayoría de vosotros, mis lectores habituales, ya sabréis que desde hace una semana estoy trabajando en el grupo Accenture.

No puedo contaros lo que hago o lo que dejo de hacer ya que firmé una clausula de confidencialidad, pero lo que si puedo decir es que de momento estoy muy contento. Si bien es verdad que todavía no ha empezado lo duro, ahora por el momento estoy formandome en SAP.

La verdad es que ya era hora de que me pusiera a currar ¿verdad?. Llevaba tanto tiempo estudiando que parecía que nunca iba a saber que era la vida del currela. Pero ahora lo sé (bueno, quizá todavía no, pero lo sabré…).

En fin, otro post más que me acerca al número 300 (creo de hecho que el siguiente será mi número 300). Saludos a todos

Gaelicus Sapiens: Día 3

El último día de nuestro periplo por Galicia nos deparó una salida a O Grove, ya que habíamos visto todo el casco viejo de Santiago de Compostela y no queríamos pasar la mañana viendo cosas que ya habíamos visto.

Desgraciadamente, como no hacía buen tiempo, O Grove estaba más bien vacío, y no pudimos gozar del ambiente turístico de la población costera. Eso si, el día se prestó para sacar unas cuantas fotos a la bahía y a la isla de la Toja que está separada de la localidad por un bonito puente.

Comimos en el Restaurante Ramblas y a pesar de que la comida es buena, no recomiendo mucho ir allí ya que el servicio fue bastante deficiente:

  • En primer lugar, no tenían en la carta interior cosas que si anunciaban en la carta colgada a la puerta del establecimiento
  • Y para rematar tardaban demasiado tiempo o demasiado poco en traer los platos a la mesa

No cuelgo fotos porque no me queda mucho ancho de banda por usar en Flickr y quiero tener algo reservado por si hago algún que otro post. Además no son fotos tan interesantes las de este día como las de días anteriores.

Después de comer nos volvimos a Santiago para descansar en el hostal y pasar la tarde haciendo compras: adquirimos dos tartas de Santiago y dos botellas de albariño por cabeza.

Al finalizar las compras volvimos al hostal para dejarlas y salir a cenar. Cenamos en un restaurante cuyo nombre no recuerdo pero que era “de categoría”. Yo comí una suculenta ensalada y después una ración de queso manchego.

Tras cenar fuimos al Irish a tomarnos algo y luego a descansar, ya que el día siguiente partíamos de vuelta hacia tierras vascas, de vuelta al hogar.